Sillas que nos recuerdan nuestra época escolar, lámparas que parecen sacadas de una vieja fábrica o muebles que nos recuerdan las antiguas ferreterías y tiendas de barrio, con ese toque desgastado, su pintura desvanecida, detalles de chapa, y pomos de metal. Es la decoración industrial inspirada en las viejas fábricas de mediados del siglo XX y que ahora los hipsters han puesto tan de moda.

Decoración industrial - inspiración

Seguro, chicas, que ahora veis mogollón de bares, restaurantes y locales de ocio decorados con este estilo. Ha triunfado como tendencia en 2016 y seguirá de moda en 2017 y algunos años más. Hoy voy a descubrirte algunos de los aspectos más significativos de este estilo que ha venido desde la decoración más chic de las revistas, hasta nuestros hogares, pasando por los espacios que frecuentamos cada día en la ciudad.

Algo cansados del súper boom que trajo el frío estilo nórdico, otros estilos más cálidos vinieron para reclamar su protagonismo con mucha fuerza.

Decoración industrial en bares y restaurantes

decoración industrial

Hay algunos elementos principales en los que fijarse a la hora de distinguir un estilo decorativo, los materiales, los colores y las formas y distribución del espacio.

Espacios.

Empezando por este último elemento que os comento, la distribución y el espacio, en el estilo industrial destacan los techos altos y los espacios amplios, en los que tanto las paredes como los suelos tienen gran protagonismo además de los muebles. Está claro que no siempre tenemos a mano espacios de este tipo a la hora de decorar, pero sí hay otros elementos del estilo industrial que podemos trasladar a habitáculos más reducidos, como los materiales y los colores.

Materiales.

Los materiales que predominan son la madera y el metal, llenándolo todo y aportando un estilo bastante masculino. Bueno, también ladrillo o piedra vista al natural, cemento, cuero, y hormigón, pero sobre todo madera y muuucho metal, todo con un toque envejecido y aires retro. ¿La clave? Materiales al desnudo, un toque desgastado y aires vintage.

Colores.

Los tonos marrones y grises pueden parecer algo sobrios, pero al contrario de lo que podamos pensar a priori, este estilo nos permite introducir elementos de color para complementarlo y darle calidez, tonos verdes o incluso algún atrevido toque en naranjas o rojos. Por cierto, el verde es el color del año anunciado por Pantone, en concreto un verde pálido cercano al color menta y que Pantone ha llamado Greenery, color que combina a la perfección con este estilo decorativo.

El sillón butterfly combina perfecto en la decoración industrial

salón con decoración industrial

El estilo industrial, para que os hagáis una idea, nos traslada a una vieja fábrica de 50 años atrás, a la que parece que hemos ido para seleccionar elementos de su decoración y colocarlos en nuestro hogar.

Seguro que ahora os fijáis más cuando entréis a una cafetería de este tipo, y hasta os entran ganas de buscar una fábrica abandonada para rescatar alguna vieja gloria de la decoración que aguarde allí escondida. Yo ya le he echado el ojo a más de una.